BANDOLERO Y MALASANGRE

 

Siete personajes se reúnen en una perrera municipal el 31 de Diciembre de 1999 para despedir el Siglo XX, y mientras hacen el balance,
buscan a alguien que les acompañe a vivir los cien años por venir. Una obra sobre un país que se ríe de sus lágrimas mientras no le dan las cuentas entre lo que ha hecho y lo que ha dejado por hacer.

GUSTAVO OTT...

Se da a conocer en Venezuela con la creación del grupo Textoteatro (1987) y la publicación de su libro Teatro 5 (1988) contentivo de obras como Los Peces crecen con la Luna (1982), retrato sobre la corrupción, la impunidad y el descalabro moral de una nación; Sucede que soy horrible (1983) sobre el descalabro de una familia por la corRupción; El Siglo de las Luces (1986) sobre la relación entre el deseo y el abandono; Passport (1988) pieza sobre la pérdida de identidad, la arbitrariedad y la incomunicación; y Pavlov; 2 Segundos antes del Crimen (1988) thriller sobre el crimen como reflejo condicionado. Sin embargo, su presentación en escena fue con la comedia Divorciadas Evangélicas y Vegetarianas (1989). A este suceso le siguieron otras comedias como Apostando a Elisa (1990) y Cielito Lindo (1990), que anunciaban ese estilo "raro, divertido y cruel" de Ott.

Comenzando los 90 presentó piezas sociales para el gran público como Nunca dije que era una Niña Buena (1991), sobre pandillas y violencia juvenil; Ocho días de engaño (Linda Gatita, 1992), comedia que une dos culturas que desconfían una de la otra. En Abril de 1993 funda el Teatro San Martín de Caracas (TSMC) mientras que la Cuarta Pared de Madrid estrena su Sala de Lavapiés con Passport, dirigida por Javier Yague. Ese año también estrena en Caracas Quiéreme Mucho (1990), dos historias de inmigración y amor, dirigida por el autor.